jueves, 28 de marzo de 2013

Propietaria

- Firmaré sin leerlo. No puedo; me echo a llorar.
- No sé qué decir... ¿Lo siento?
- Tranquila, no es tu culpa. Pero te juro que es el día más triste de mi vida...
- Se la cuidaré como si fuera mi casa. Lo prometo.
- De hecho lo es, a partir de hoy mismo. Y ojalá seas tan feliz como yo lo he sido.

Y yo estoy cagada de miedo...
 

4 comentarios:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=my8p9GPiqKs

    y un cantante negro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja... ¡Que no me caso aún!

      Eliminar
  2. Una hipoteca es más indisoluble que un matrimonio!

    Enhorabuena en cualquier caso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues supongo que... ¡gracias! Je, je...

      Una más en el club de hipotecados (aunque, al fin y al cabo, peores clubs hay en este país...)

      Eliminar