lunes, 24 de febrero de 2014

Empatía materna

- ¿Tú calentando la leche?
- Sí.
- Si es que lo sabía... Estás mala, ¿a que sí?
- ...
- Mira que no me gusta decirlo...
- Por mí puedes ahorrártelo...
- Y que odio tener razón...
- Ya veo...
- Pero es que... ¡Te lo dije!

Blablabla, pelo mojado, blablabla, no me haces caso...

6 comentarios:

  1. "El zaguán donde te desnudé sin quitarte la ropa"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los anónimos sabineros llegan fuerte...

      Eso de desnudarme sin quitarme la ropa te lo aplaudiría mi madre. ¡Así no me pondría mala!

      Eliminar
  2. jajaja como me suena blablabla jajaja

    ResponderEliminar
  3. A mí me ocurría lo mismo cuando me hacía un té.
    ¿Qué no te encuentras bien? Sería mejor que te hicieras una tila.
    ¿Te duele la cabeza? Seguro que tienes un poco de fiebre.
    Más de una vez dejaba el agua a medio hervir y me largaba. Y lurgo soltaba:
    ¡ Es que no se te puede decir nada ! ¡No sé a quien has salido!

    Madre no hay más que una, pero todas parten del mismo molde.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero bendito molde, Cantona!

      ¡Saludos!

      Eliminar